Nuestros propios cultivos 

El huerto escolar (incluyendo en este término no sólo actividades de huerto, sino también de jardinería) es un excelente recurso para convertir los centros educativos en lugares que posibiliten a un alumnado mayoritariamente urbano, experiencias acerca del entorno natural y rural.

 

En nuestras viviendas también podemos desarrollar esta actividad medioambiental. Toda la vida nuestras amatxos y amonas han cuidado diferentes tipos de plantas ornamentales.  Ahora también, se empieza a ver el desarrollo de plantas hortícolas.

 

Para tener un huerto basta con poner una mesa de cultivo o unas macetas con buena capacidad. El mejor sitio es una terraza orientada al sur o bien al sur-oeste pero si no es posible cualquier lugar  puede servir si tiene mucha luz. Mezclaremos una tierra vegetal con un abono orgánico 25% (estiércol)  y otro 25% de tierra de huerta. Ya tendremos preparado el sustrato.